¿PARA TI?

Si eres médico, profesional de la salud o biólogo y deseas publicar tus estudios en revistas indexadas del sector, nosotros nos ocupamos de todo.

Nuestro objetivo es conseguir que se publiquen tus trabajos en revistas con factor de impacto.

 

En el entorno actual, no sólo es necesario que seas un buen médico, es imprescindible que se te reconozca como ello. Poder publicar es una estrategia clave para desarrollar tu carrera profesional de forma exitosa y reconocida. Tus publicaciones son un sinónimo de tu prestigio.

Nosotros te ofrecemos todo lo que necesitas para publicar tu conocimiento. Tu protagonismo y tu reconocimiento son nuestro éxito.

Nos adaptamos a lo que necesites, ya sea el análisis de información, la redacción del texto científico, la traducción especializada, la presentación a la revista que escojas y las discusiones necesarias requeridas por los editores. ¡Te lo resolvemos todo!

Si aún no te has planteado qué quieres publicar pero crees en su beneficio, te ayudamos a definir tu proyecto de investigación y si lo deseas, estaremos contigo hasta celebrar juntos tu publicación.

Puedes consultar el apartado de servicios específicos para ver con más detalle todo lo que te proponemos, aunque no tengas ninguna duda en hacernos tu propuesta. Te garantizamos la personalización que necesitas y siempre a precio cerrado.

¿QUE PUEDE SER UN ESTUDIO DE INVESTIGACIÓN?

Sabemos que como profesional de la salud, tus trabajos están centrados principalmente en la investigación clínica, sin olvidar la posibilidad de la investigación básica y bibliográfica.

Puedes plantearte trabajos de gran complejidad e hipótesis elaboradas, pero ten presente que cuando actúas como terapeuta puedes estar actuando como investigador. Cumples protocolos de tratamiento pero puedes pensar en algunas variaciones sobre los mismos, cuando las aplicas y observas su resultado, actúas como investigador. Cuando lo repites y consigues resultados similares, aunque la muestra sea pequeña puedes estar delante de un descubrimiento.

Ante esta situación puedes optar por no comunicarlo o por compartir dicho conocimiento, en primer lugar para beneficio de los pacientes y promoción de la salud y por qué no, para que se reconozca tu aportación a la medicina y se vea reflejado en tu trayectoria